miércoles, febrero 21, 2007

¿México se merece un Oscar?
Primero que produzca una película


En el anterior mundial de futbol los medios internacionales criticaron mucho a los mexicanos por el despliegue de equipo y tecnología utilizado en las transmisiones, lo cual friamente hablando significa mucho dinero, así que no se resistieron y les preguntaron la razón de gastar tanto dinero si sabían muy bien que la selección mexicana tenía muy pocas posibilidades de hacer un buen papel, un representante de Televisa o de TvAzteca, para el caso da lo mismo respondió tranquilamente “la realidad no vende, las expectativas sí” y así las cosas.
Ahora Tv Azteca no sabe como sacarle provecho a la emisión de la entrega de los oscares de este domingo 25 de febrero, asi que no pudo resistirse a la idea de poner en sus anuncios unos tambores al fondo como si esta premiación fuera un partido de futbol, sólo le falto un montón de gente con la cara pintada, una bandera de mexico y un sombrerote.
Tener a México en una competencia de carácter mundial televisada significa la oportunidad de explotar la mercancía más abundante del país: la ilusión.
Oportunidad que ningún medio desaprovechará mientras esta le genere ingresos y mantenga a la gente distraída y alejada de su realidad. En este caso, lo más grave es no informar que ninguna producción por las que han sido nominados los mexicanos es ¡mexicana! ni siquiera la nominación a mejor película extranjera! Pues el Laberinto del Fauno es casi en su totalidad ¡española! ¡Joder!
Lo que sigue es decir que nuestros compatriotas que hacen cine en Hollywood, o donde puñetas se les ocurra, de México sólo han recibido un, eso si muy mexicano quiote, es decir nada, que en México no se hace cine porque no hay dinero, y el que hay es privado y por lo general es una inversión sin futuro, así y hacer cine signifique tambien generar empleos y mostrar al mundo lo que México puede hacer, pues no, simplemente no hay lana, el cine es un arte de ricos y el país no esta para esos lujos, el que quiera hacer cine en México que le haga como pueda, pero con el gobierno no cuente, y pues sí, exactamente como el gobierno nos ha dicho a todos, asi les dijeron a estos cineastas (tal vez ni les dijeron nada, lo que se ve no se pregunta) que ahora ponen el nombre de México muy en alto.
En vez de decir que ahora viendo los resultados de estos talentos nacionales en el extranjero es tiempo de invertir en el cine, casi nos gritan al oido una nueva frase motivadora: Expórtate a ti mismo.


Por otro lado hay que aceptar que un Oscar no es la gran cosa, los cineastas mexicanos llevan años ganando premios en todos lados pero a nadie le importa un comino, ahora que estan nominados a 16 oscares parece que es tiempo de sacarle provecho al trabajo de toda esta gente talentosa, y todo mundo sale a decir que aquí en México hasta cuando uno está en el baño está pensando en hacer una película.

Y aquí viene la otra parte, si estos tipos se ganan un Oscar es porque se lo merecen, pero se lo van a ganar ellos, y que bueno, pero eso en nada beneficia al país, es decir, esas victorias individuales no va a significar que Estados Unidos va a lanzar una reforma migratoria a favor de los cineastas indocumentados, o los trabajadores indocumentados de la industria cinematográfica, o en el mejor de los casos que la misma industria va a cambiar la forma de vernos y en vez de aparecer de jardineros, cocineros o sirvientas en sus películas, ahora nos va a poner dirigiendo una película, o escribiendo un guión o ya de perdis con una cámara sony en la mano. No, el Oscar es un reconocimiento a un individuo o a un grupo de personas, no para una nación y sus habitantes, además, como dije al principio, este premio no es la gran cosa, hay que recordar a Marlon Brando mandando a una mujer indigena a rechazarlo cuando lo ganó en 1972 por su papel de Don Corleone

Ahora que si los mexicanos se van con las manos vacías, ahí se hago mi berrinche, porque aunque el reconocimiento es individual, la fregadera es colectiva, yo si comparto el fracaso y la derrota de mis compatriotas, así y las películas sean de allá, me va a parecer muy bajo que no les den lo que se merecen (oye solzimer, a lo mejor si nos merecemos puro quiote), a lo que me refiero es que verlos irse como llegaron me va a sonar a un nel, ni madres, a los mexicanos puro barrabas en vez de oscar.

Mi pronóstico es que Del Toro va a ganar por lo menos un Oscar, tal vez Gonzalez Iñarritu tambien se lleve el de mejor director o el de mejor película, pero a Scorsese el de director ya se lo deben ¡seis veces!, pero aún así creo que Babel tienen muchas posibilidades:
Es la única película que deja en claro que los mexicanos somos un peligro para Estados Unidos, pues mientras una pareja de gringos sobrevive una terrible experiencia en Marruecos (lugar a donde nadie los obligó a ir) por culpa de un japonés que en vez de mocharse con un dólar anda regalando rifles, los mexicanos seguimos en la peda absoluta, en la pachanga perpetua y terminamos por poner en riesgo el futuro del país más poderoso del mundo. Y la dirige un mexicano!!!
Más cerca de agradar a la academia no creo que vuelva a estar un cineasta de nuestro país.

1 comentario:

Frida dijo...

El Oscar vale un quiote, pero creo que sí me emocionaré al verlo. Aunque Babel no me gustó si quiero que gane algo.

¿Y qué con éso del aprovechamiento de Azteca?, yo ya me compré mi sombrero de Viva México Cabrones ja!... bueno no, pero podría.

Saludos mr.