jueves, abril 05, 2007

El aborto: la delgada linea roja



Antes que nada hay que ser sinceros, a una mujer en este país no le pertenece nada, y ella desgraciadamente le pertenece a todos: a su marido, a sus familias (hijos, padres, hermanos y suegros y cuñados) le pertenece a la empresa donde trabaja, a su religión, a la sociedad, si es frivola le pertenece a unas cuantas marcas, en pocas palabras, no es dueña de nada. Ese rollo de que la mujer es dueña de su propio destino pega hasta que embaraza, ahí ya se jodió, pues su destino era terminar embarazada, fin de la historia.

La discusión sobre el aborto, enturbiada como siempre por las cuestiones religiosas, va más allá de otorgarle un derecho a la mujer sobre su cuerpo: el decidir si interrumpe o no su embarazo, la cuestión es más profunda y amplia, al hacer conciente a la mujer de que es dueña de su cuerpo, puede llevarla, para desgracia de muchos, a ser consiente de otras cosas de las que no es dueña pero debería serlo.

La discusión, los juicios y las críticas sobre la iniciativa de despenalizar el aborto (hasta las 12 semanas de gestación) en el DF son bastante sosas, por un lado los religiosos, por el otro las feministas, y nadie se sumerge realmente en este asunto. (de antemano declaro que yo tampoco)

Por ejemplo nadie insiste en hablar del padre, ¿o acaso las mujeres se embarazan solas? Nadie habla de meter a la carcel a las mujeres que abortan en el extranjero, ¿o es que ya estando en otro país la vida es menos sagrada que en México? Sobre las opciones al aborto ¿el Estado se ha mostrado responsable? ¿las organizaciones sociales se han visto dispuestas a crear dichas opciones? ¿la misma sociedad esta dispuesta a brindarle alternativas a una mujer que ha decidido abortar? No.

Hace unos años en Ciudad Juárez alguien sugirió que se abrieran guarderías para las madres solteras, una regidora panista dijo que no, que hacer eso haría a las mujeres más promiscuas y menos responsables.

En el otro extremo, una feminista me dice que en caso de un embarazo por violación, el aborto no sólo debería ser permitido, sino obligatorio, “imaginate que el producto de ese ultraje sea un niño, otro pinche violador, y si es niña, otra víctima de esos cabrones, mejor no arriesgarle, aborto y ya”

Otro amigo, quien si pudiera quemaría todas las iglesias, (empezando por las catolicas) me dice: Si la virgen María hubiera sabido que Dios mataría a su único hijo a los 33 años, seguro que habría abortado, y así nos habría salvado a todos de una religión tan pendeja

En su novela “Principes de Maine” (The cider house rules), John Irving lleva la discusión sobre el aborto a terrenos poco explorados, lo hace desde un orfanatorio, los que discuten siempre son el huérfano Homer Wells y su tutor el Dr. Larch. Wells le ha dicho al doctor que él jamas “acabaría con una vida humana”, supone que todos en este mundo merecen una oportunidad, y un claro ejemplo de eso es él. A lo que el doctor le responde:
te regresaron de tres hogares, simplemente no les gustastes, sigues aquí y si no hacemos nada seguirás aquí, nadie quiere a un huérfano, la gente cree que este es el lugar donde deben de estar. Eso por un lado, sobre la vida humana te falta mucho tiempo para entenderla.
El doctor Larch le cuenta entonces cuándo y como decidió empezar a practicar abortos, un día se negó a practicarle el aborto a una joven, lo hizo por considerarlo inmoral, y contrario al juramento hipocrático, dos días después la joven regresó a la clínica donde murió desangrada frente a él a causa de un aborto mal practicado, cuando él la reconoció, tambien reconoció su error: por proteger una vida que aun no existía, descuidó otra que tenía frente a sus ojos.
No quiero que pases por eso le dice a Homer Wells, su huérfano preferido, tu sabes si lo haces a no, pero te voy a enseñar el procedimiento.
Los que como yo al llegar a esta parte evitaron las otras 300 páginas de la novela y optaron por la película protagonizada por Michael Caine y Tobey Maguire, saben que el joven Homer Wells enfrenta su destino cuando descubre que la hija del capataz ha quedado embarazada de su propio padre, quien lleva años violándola. Ahí el joven Wells recuerda las palabras de tutor y acepta a medias que de vez en cuando tenía razón.

Elegí esos ejemplos porque en la discusión nadie se ha acercado al centro del asunto.

Primero nadie habla de la mujer, esta criatura pasa a segundo plano cuando de lo que se trata es de que protejamos las vidas por venir, no importa la inseguridad, el machismo imperante, la discriminación, lo que importa es que se proteja toda vida humana, pues hasta lo microscopico ya es un ser vivo, que la pobre mujer que mide un metro cincuenta la golpea el marido cuando esta no cede a sus deseos naturales, eso no importa, lo que nos preocupa es esa vida del tamaño de la cabeza de un alfiler.
En esta cuestión la iglesia se ha mostrado más hipocrita que de costumbre, defiende esas vidas microscopicas e incluso ha amenazado al Estado con marchas y no se que tanta cosa, si así fuera para defender la vida de que cada mujer viva de este país, creo que yo sería católico, sin embargo la iglesia se razga sus caras vestiduras a favor de los que no existen, tal vez creyendo que en el futuro, por simple gracia divina, la iglesia católica será algo mejor.

Tambien han evitado hablar sobre el otro responsable de los embarazos, el hombre, curiosamente este ha salido bien librado de esta ley, incluso, me atrevo a decir, beneficiado, ahora si podrá darle duro al asunto pues el aborto ya es legal, no pasa nada, creo que esta ley requiere una mejora, y esta sería que el hombre en cuestión asista junto a su pareja a la clinica u hospital donde la mujer vaya a practicarse el aborto, y no sólo llevarla a la puerta de la clínica como se acostumbra, sino entrar a todo el procedimiento, y ahí tal vez entienda la magnitud del asunto, y entienda que el tambien es responsable de lo que acaba de pasar su pareja.

Y volviendo con la regidora panista, con la que para nada estoy de acuerdo pero que usó una palabra importante: responsabilidad.
Esa es la base de todo, no se trata de darle un derecho a la mujer y dejarle toda la carga legal, moral y ética que significa decidir el destino de una vida humana. Se trata de que todos seamos responsables, y que le exijamos lo mismo al gobierno y a la iglesia, ser tolerantes, ser razonables, la educación sexual sin censura es algo urgente, limitar la oferta sexual en el televisor es necesario, y ahí la sociedad es la que debe decidir, no es posible que la clase poderosa se imponga en el salón de clases, y no pueda imponerse en el televisor.

Si la iglesia exige que caiga todo el peso de la ley divina sobre este gobierno infame, ojala pida lo mismo para sus sacerdotes pederastas, y ojalá empiece a nombrar mujeres para que ocupen los sitios de la alta jerarquía católica.

De aprobarse esa ley en el DF, no significará que la práctica del aborto vaya a aumentar, pero si le dará más conciencia a la mujer de que hay cosas en este mundo que le pertenecen, y que van más allá de su cuerpo, el derecho a interrumpir un embarazo no deseado, no es sólo eso, al otorgarle este, la mujer puede exigir otros derechos que con el tiempo y de manera sistemática se le han ido quitando.

Bonus track feminista:Si los que resultaran embarazados fueran los hombres, la humanidad ya se habría extinguído, el aborto no sería legal ni obligatorio, sería la cosa más natural del mundo.

7 comentarios:

DonPuri dijo...

Es la primera vez que comento en tu blog, solamente queria decirte que te luciste con este post.
Tienes toda la razón: Nadie piensa en la mujer.
Y sobre la posición de la Iglesia: ¿Te has puesto a pensar en los verdaderos motivos por los que la iglesia no apoya el aborto? ¿No será que si lo apoyan los sacerdotes se quedarán a la larga sin niños a los cuales abusar ...? ¿Y ahora como se desahogarán los "padres"?

Organización Popular Independiente dijo...

Gracias por el mensaje que has dejado en orpoin.blogspot.com, los libros serían de mucha ayuda, no sólo apra la Kita Shiwe sino también para otros espacios que tenemos en el poniente de Juárez. Puedes llamar al 6-12-57-30 ó 6-15-04-82, Pregunta por Hernán y nos ponemos de acuerdo. o al Celular. 3001174, saludos

Hernán Ortiz

Elpidia García dijo...

Interesante reflexión Edgar. El debate que se vivió antes de la despenalización fue de extremos. Una lástima escuchar sólo a cristianos y feministas. Faltaron las discusiones de especialistas desapasionados que proporcionaran información tanto a los tarugos de nuestros legisladores como a la gente que sólo se informa de Televisa. Hay muchas cosas enmedio. Por ejemplo, se defiende el derecho de nacer, pero nadie habla de los millones de niños que viven en condiciones tales que más valía que no hubieran nacido. Ya cuando están en este mundo, ni quien se acuerde de ellos, hay que se las arreglen, no? El aborto es un caso extremo. Ninguna mujer lo desea. Pero a veces, es preferible matar al hijo antes que permitir que sufra, eso sí es un crimen mayor que el asesinato.

Yo estoy a favor de la despenalización y de los puntos que incluyes.

Saludos.

BELMAR dijo...







Aquella fría mañana despertó junto a la salida del sol… la habitación todavía no tenía cortinas así que los primeros rayos de luz atravesaron las sábanas y frazadas como colándose entre las fibras. Ya habían pasado tres días desde que había regresado a la casa que muchos años antes había sido su hogar. Había probado algunos alimentos y bebido mucho alcohol para olvidar, para dejar de sentir el dolor y la ansiedad de no tener una buena dosis recorriendo sus venas, llevándolo a lugares lejanos y placenteros, haciéndolo parte de un cosmos que abrazaba sus piernas y penetraba sus ojos claros, casi azules, casi desdoblados sobre la ausente y acogedora almohada.

Bebió un largo trago que socavó su garganta hasta invadirlo amargamente… intuía que había pasado ya un tiempo desde que estaba en aquel lugar abandonado, se lo sugería su reloj vital.

Apenas confirmó que los había perdido para siempre, decidió retornar a ese caserón que lo vio nacer, jugar con otro niños en tiempos de prosperidad, que lo conoció adolescente y embriagado por primera vez, que fue testigo de esa fatídica noche donde cambió su destino y el de su familia para siempre, que marcó con dolor y culpa el resto de sus nómades aventuras.

Luego de ese amargo trago matinal, se levantó con dirección a la cocina, comió algo y bebió un negro café acompañado de un fino licor.

Esa mañana los dolores, los demonios de la abstinencia fueron insoportables, mezclados con escenas infantiles vividas en ese lugar y días de furia acompañados de noches interminables en el puerto y en la ciudad bohemia.

Trató de no pensar, de vaciar mente y ser de alucinaciones y delirios… Sabía que su mentor, lo había logrado gracias a la ayuda de su padre y en siete días de encierro en la campiña… que otro connotado había cambiado su rumbo en los últimos años, convirtiéndose en un sofisticado burgués gracias a un matrimonio conveniente, y había aplicando medicina alternativa y meditación a sus dolencias humanas.

-¡Yo también podré!- se decía frente al espejo roto y sucio... y lo repetía como un mantra mudo a cada momento en su mente, para luego evocar que cuando se reencontró con su padre en estado cremado, aspiró un par de gramos de sus cenizas y sintió una acidez infinitamente litúrgica en su nariz y que, sin embargo, a pesar de sentir parte de su ser incorporado a su cuerpo, no logró reencontrarse con su figura, ni menos sentirse excusado de su error, de aquella maldición que lo alejó para siempre del lado de sus seres queridos.

Pasaron dos días más antes que pudiera levantarse por algo más de media hora y atreverse a mirar por la ventana de la habitación, pero la embriaguez hizo que no reconociera el barrio de su infancia y se desesperara de ver ese rincón donde sus residentes de antaño habían emigrado buscando mejores horizontes, luego del cierre de la mina.

Sentía dolor desde la cabeza hasta los huesos y si bien ya se habían disipado sus fantasías suicidas, lo único que lo calmaba era recordar algunos versos de "Una Temporada en el Infierno" e imaginar a un poeta adulto y decadente, dedicado al tráfico de esclavos y armas, perdido en lugares lejanos y saber que el también estaba perdido entre paredes que se volvían amenazantes al caer el sol y que aprisionaban su alma atormentada.

Al otro día despertó y no bebió por horas, mojó su cara con agua fría y decidió mirar por la ventana que daba a la calle, esa que había estado todo el tiempo tapada por esas viejas cortinas… pensó que volvería a recordar otros tiempos, pero el evidente abandono de las casas vecinas y un aroma de desamparo frenaron sus recuerdos y lo hicieron mirar hacia la esquina buscando rostros o al menos rastros humanos…

Divisó unas coloridas carpas como las que había visto en las noches del puerto. Luego, vió unos lejanos rostros que se confundían con el reflejo del río que cruzaba al fondo del sector donde había estado la cancha deportiva de su infancia, que ahora era habitada por esas mujeres de largos vestidos que aseguraban conocer el futuro y por artesanos de cobre bruñido por martillo preciso.

Recordó haber compartido alguna vez con un par de esos seres desterrados, de esos parias sin derecho a pecado original, de esos seres errantes como su propio espíritu, de esos habitantes del mundo que poseían su propia lengua y costumbres de clan…

Se fue a dormir con una botella de vino a medio beber, ya no se sentía tan encerrado, ni tan atrapado en ese caserón perdido en el tiempo. De alguna manera sentía que el campamento gitano sería parte de su futuro, de su regreso definitivo a esas tierras...

Sin saber cuanto tiempo más había pasado y ante la imposibilidad de encontrar la llave con la que se había convertido en prisionero de sí mismo, abrió el ventanal que daba a la calle y respiró profundamente el aroma fresco del paso del río, que lo llevó a la niñez y luego a sus años vividos frente al mar…

Mientras miraba a todas esas casas abandonadas y al grupo de carpas de colores a lo lejos, divisó un par de rostros que caminaban hacia él, su primer contacto humano en una semana de encierro y angustia por la abstención… eran dos pequeñas como de la edad de la niña que cambió su historia personal… estaba aterrado, venían hacia él con decisión y rapidez, sus vestidos de colores y sus largas cabelleras hicieron temblar todo su cuerpo y luego de preguntarle algo como "¿tienes una moneda paisano?", cerró la ventana, la cortina y lloró en medio de la oscuridad.

Pasarían otros tantos días antes que Nicolás, el nuevo habitante de esa tierra des-habitada por unos y re-habitada por otros, se atreviera de nuevo a mirar hacia el campamento…



Te invito a conocer a Nicolás, en "ERRANTES"...



BELMAR


panrecientostado dijo...

Tu ... me podrias explicar que significa "Solzimer sigue en DERRY 2.07", dónde morirán los niños??, con qué tiene relación o a qué hace alusión??... es algo muy personal... quiero saber; tu me explicaras?...

Nopalight dijo...

jajaja El Bonus track feminista esta a toda madre

+*¨^¨*+ Un AnGe MoRt •·.·´¯`·.·• dijo...

Por azares del destino llegue a tu blog y me dio mucha curiosidad leer esta entrada ya que pocos hablan objetivamente de este tema, por lo general uno se va con la borregil idea que nos transmiten la mayoria de los medios de Diga No Al Aborto! cuando en realidad es mas cuestion social que individual la penalizacion o no de un acto que hasta la misma naturaleza realiza a veces, al menos eso pienso yo, Me gustó como te expresas de la iglesia jajaja yo tb la odio!! En fin por aqui andaré seguido, has atraido mi atencion...